lunes, 9 de marzo de 2009

El concepto de Orientación Deportiva


Quizás sea porque es donde está el dinero, y al final en esta vida se trata de ganar dinero... y de gastar ese dinero que ganas. Es crucial que el dinero esté en constante flujo y movimiento. La cuestión es que los psicólogos que han decidido dedicarse al deporte, lo han hecho en deporte de élite. Pocos a la formación (si que hay estudios... si... pero pocos psicólogos en Escuelas) y los que hay lo compaginan con la parte Educativa que desarrollan en los centros.

A eso llamo yo Orientación Deportiva, al desarrollo de la psicología del deporte en las Escuelas, en la base, en la formación del deportista... Podemos discutirlo si queréis.

Es cierto que es una escueta definición para un concepto tan complejo. La orientación sería algo así como un proceso de ayuda continuo a todas las personas relacionadas con la formación deportiva - directores deportivos, entrenadores, jugadores, padres - en todos los aspectos influyentes, con objeto de potenciar al máximo el desarrollo humano y deportivo del jugador a lo largo de toda su vida como deportista.

Y digo a lo largo de toda su vida, sí. Orientar es hacer que el niño tenga claro qué puede hacer para mejorar hoy y qué podrá hacer mañana (planificación); orientar es que un deportista tenga claro que se puede y se debe hacer deporte siempre, independientemente que mis características me limiten en un momento para un deporte y un lugar determinado; con 15 años un chico puede verse obligado a cambiar de escuela o de deporte, pero los profesionales hemos de procurar que no sea carne de abandono deportivo; con 34 puedo no poder jugar al baloncesto aunque ponga todo mi amor en ello, pero puedo salir a correr todas las mañanas o apuntarme a clases de yoga.

Orientar es ayudar a un director técnico o un coordinador a planificar la formación de los entrenadores que tiene a su cargo; y ayudar a un entrenador a planificar el proceso de enseñanza - aprendizaje de sus jugadores.

Orientar es guiar al padre sobre cómo puede ayudar a su hijo a ser un buen deportista, a mejorar en su disciplina; es ayudar al padre a entender que a determinados niveles, la vida deportiva puede ser corta, y que cuando someto a mi hijo a un proceso de selección, puede no pasarlo. Es enseñar que este proceso de selección es un reto.. un reto educativo.

Otro día entraremos en las diferentes áreas de la Orientación Deportiva. Más que el concepto, estas áreas es lo realmente interesante del tema, y donde nos vamos a la aplicación más práctica del concepto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada